Remordimientos

Actualizado: 18 jul

Han pasado muchas semanas desde mi último post; semanas en que he estado pensando y reflexionando mucho sobre todo lo que me ha tocado vivir. Semanas en las que también ha habido cambios y nuevos inicios.



Empezaré por contarles que el último fin de semana de junio, salimos con mi familia de viaje, fuimos a Las Dunas en Ica y luego a Paracas a casa de amigos. Fueron cuatro días reparadores, llenos de alegría y de compartir los cuatro sin el estrés del colegio, del trabajo y sin las tareas de siempre. Realmente puedo decir que luego de este viaje; he decidido que vamos a viajar mucho más, no importa si es a una hora de lima o a trece horas de Peru, lo importante es desconectar, vivir experiencias y compartir en familia.


Por otro lado; hace dos semanas empezó mi último tratamiento, o al menos eso es lo que deseo con toda el alma, que sea el último. Es un nuevo protocolo, con distintos componentes, por lo cual he tenido diferentes efectos secundarios, lo positivo, solo siento cansancio y muchísimo sueño, lo cual es mucho mejor a tener dolor de huesos, nauseas o vómitos. Así que tratando de ver el lado positivo; estamos mejor.


Sin embargo, a pesar de que he tenido buenas semanas de recuperación luego de la operación, mi viaje, y una quimio que al parecer no será muy intensa ni muy desgastadora, he estado lidiando con muchas ideas sombrías y sé que no muy positivas.

Últimamente he estado pensando mucho en las cosas que no he hecho bien a lo largo de mi vida; experiencias donde no trate bien a alguien, donde me porte como una inmadura, recuerdos de mi vida laboral en donde no fui la mejor ni actué adecuadamente, he estado pensando mucho en como debería haberme comportado o actuado. Sé que no es bueno pensar en el pasado, pero trato de entender porque vienen estos pensamientos ahora. Siento mas que nada remordimientos, ganas de haber hecho bien las cosas. Se que no soy infalible y sé que todos cometemos errores, pero tengo una sensación de que tengo temas por resolver y a pesar de los años no lo he hecho.


Recuerdo que hace muchos años, me encontré con una chica que conocía de años atrás, ella me saludo y literalmente yo no la recordaba, no sabía quien era, la chica me dijo Rocio he ido a tu casa, sentí su molestia porque yo no la saludaba afectuosamente o de la forma que ella esperaba. Por desgracia realmente no la recordaba, y es algo que me ha pasado constantemente a lo largo de mi vida, a veces no recuerdo a gente o hasta amigos que he conocido años atrás, tendré algún problema de memoria, será que borro épocas selectivamente, no lo sé, solo sé que esa chica no volvió a querer saludarme, a pesar de que cuando me la he encontrado nuevamente la he saludado, simplemente nada, y siento por eso que no fui perdonada o que llevo su desaprobación constantemente. Hoy en día sigo teniendo lagunas mentales, y cuando saludo a alguien y no me reconoce, sonrió y pienso, tal vez realmente no se acuerda de mí.


Recuerdo mucho una experiencia de hace unos doce o quince años atrás; cuando tuve la oportunidad de trabajar en un banco. En ese momento tenía un jefe, del que llegue a hacerme amiga, al menos eso pensaba. En un momento de debilidad o de esos momentos en que te gana el chisme tuve la mala idea de hablar cosas que me habían contado de él, en otras palabras, hablé mal de él con alguien que resulto ser muy amiga suya. Este evento de mi vida ha resonado una y otra vez a lo largo de los años, siento que fue un error tan grande que siento que evito que siguiera en la empresa y a los pocos días me invitaran al retiro. Toda esa experiencia me marco mucho, me hizo mucho daño, no sólo porque salir de una empresa es de por sí traumático, más cuando te invitan a firmar tu carta de renuncia; sino porque sabía que yo lo había provocado al cometer esa infidencia. Este evento como les cuento me causa muchos remordimientos hasta el día de hoy. Hay días que quiero escribirle a ese jefe y decirle que siento mucho que las cosas salieran de esa manera, contarle que ya no soy la persona que fui en ese momento. Sin embargo, no lo hago, no se si tenga sentido, no se si fue justo la forma en que salí, a pesar de que sé que no actué bien, son situaciones que me vienen hoy en día y no sé por qué.


Estuve también pensando en todas las personas a las que no les presté atención cuando trabajaba en el mundo corporativo, cuando trabajé en la empresa de Seguros, en Banca, en una Consultora, siento que no era la persona que soy ahora, que no ayudaba a la gente, era una persona distinta, una persona que se enfocaba en el trabajo y en el objetivo, sin pensar en dejar una huella positiva en la gente o lograr relaciones positivas, simplemente no estaba en mi mente.


Claro que he hecho amigos a lo largo del tiempo, pero tengo esa sensación de que no deje huella, de que hay personas que no tienen una idea positiva mía. Como si justificara hoy mi enfermedad como algún karma del destino por no haberme portado bien o no haber sido mi mejor versión. Cuando medito y reflexiono en que me pasa o porque pienso en tantas cosas negativas o experiencias que ya pasaron; comienzo a pensar que estoy tratando de encontrarle algún sentido a esta época tan dura, tan larga, en donde he pasado por tanto dolor no solo yo, sino mi familia también.


Y así podría seguir contando historias en donde no actué o no me porte como ahora lo haría, siento remordimientos contantes, como si mi psiquis me quisiera hacer jaque mate, constantemente me encuentro enumerando las cosas buenas que hoy tengo. Que he hecho bien, lo que trato de lograr con el blog, la buena vibra que intento meterle a lo que hago, al ser mama, al ser esposa, empresaria, jefa, hija, hermana, sigo intentando descubrir porque la vida es tan compleja.


No se si tenga sentido mi post, no sé si los remordimientos son buenos o malos, sólo sé que están ahí, que soy humana y que trato hoy de hacer lo mejor, espero que las personas con las que no congenie o a las que no les caí bien sepan que todos cometemos errores, que existe la mala memoria, que todos evolucionamos y que sobre todo yo hoy estoy intentando ser mi mejor versión hoy.


¿Qué piensan ustedes? ¿Hay que bloquear los remordimientos? ¿Hay que sentirlos? ¿Cómo dejar que impacten en nuestras vidas?


Mi conclusión, todos somos humanos, todos nos equivocamos, la vida es compleja, da vueltas, lo material es lo de menos y lo espiritual y las relaciones que cultivas, los momentos de felicidad y el impacto que dejes es lo más importante. Definitivamente, sigo en este camino, que es la vida, enferma, sana o al medio, soy humana y seguro volveré a equivocarme. Como quitarme esa idea de que, si vuelvo a errar, volveré a enfermar, o el karma me llegará. Tal vez necesite rezar, meditar, hacer un retiro, pero sigo intentando, sigo reflexionando.


Gracias por leer. Cuéntenme que piensan sobre los remordimientos, sobre el karma.

165 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ansiedad

Sanar