¡Que tal semana!

¡Hola! Hoy levanté de buen ánimo, con energía y decidí hacer yoga; el Soul yoga de KO que es más intenso, y me siento bastante satisfecha de haber logrado completar la clase. Quemé como 200 calorías y me sentí muy bien luego de eso. ¡Gracias por eso!


Domingo distinto, estamos en Lima, normalmente nos vamos a la playa los viernes y volvemos los lunes para mis análisis en la clínica y poder hacer mi quimio los martes. Esa es la rutina desde hace semanas, desde que las quimios son semanales. Pero este fin nos quedamos en Lima; la historia de porqué viene a continuación.


La historia empieza el lunes, regresamos de la playa a las 7:00 am como siempre y nos fuimos a la clínica a hacerme los análisis. Todo bien ese día, llegamos a casa y como siempre antes de la quimio, como poco para estar con el estomago limpio y tranquilo. El martes muy temprano vamos a la clínica y cuando Lucho se acerca a la ventanilla, la enfermera le dice: “Señor, su esposa ha salido positiva en la prueba Covid, por favor vaya a hacer cuarentena y comuníquese con su oncóloga”. Evidentemente entramos en shock, una paciente oncológica con Covid, al menos yo ya imaginaba mi final. Seguramente pensando en extremo, pero todas las posibilidades entraron a mi cabeza y ninguna era positiva. No dije nada, me quede callada, y Lucho llamó a mi oncóloga, la Dra. Lozada que es mi soporte en toda esta travesía.



La Dra. nos mando prueba rápida inmediatamente, y la prueba salió no detectado en todas las variantes, pensamos ¿Qué pasa?, nos dijo que repitamos la prueba al día siguiente y si salía negativa haríamos la quimio al día siguiente. Obviamente nosotros en estado de pánico fuimos a otro laboratorio a hacerme otra prueba molecular. Luego de la prueba; fuimos a casa y empezó mi cuarentena, me encerré en mi cuarto y empecé a usar mascarilla todo el tiempo, y ha echar Lysol a mi cuarto cada hora. Realmente el pensar tener Covid es una pesadilla; puesto que no sabes cómo te afectará. En mi caso todos estos meses en clínica me repitieron; tienes que cuidarte al máximo, tus hijos no pueden ver a nadie, el círculo el mínimo, y así hemos hecho hasta el momento. No entendíamos como podría haberme contagiado, si yo no salgo, no atiendo a nadie, en casa se desinfecta todo. Extraño.


Al final del día la prueba del otro laboratorio dio negativa, sin embargo, no sentí un alivio total pues tenía una prueba positiva, una rápida negativa y otra molecular negativa, había la duda, seguí en cuarentena. Al día siguiente volvimos a la clínica para hacer otra prueba molecular, puesto que el resultado dura 24 horas si salía negativa podría seguir con la quimio al día siguiente, es decir el jueves. Seguí en cuarentena, y la familia empezó a ponerse nerviosa, ¿tendrían Covid los niños? ¿Tendrían mis papas?. Decidimos esperar a que salga el resultado de la prueba de ese miércoles para determinar si hacíamos la prueba a toda la familia, procedimiento que hoy es clásico al detectar un integrante con Covid.


El jueves en la mañana salió el resultado de la clínica: DETECTADO. Quimio cancelada. Casi nos da ataque, pensábamos, pero no puede ser, porqué el otro laboratorio no detecta y la clínica sí. Extraño, muy extraño. Lo más paradójico era que yo me iba sintiendo cada vez mejor, puesto que se alejaba cada día más la quimio de la semana pasada y los síntomas iban desapareciendo. Seguí en cuarentena en mi cuarto, mascarilla, alcohol, etc. Buscando lo positivo en ese momento, vi películas y series super entretenidas, como siempre temas policiales, de asesinos en serie y de misterios, mis temas favoritos. Tema a parte; alguna vez he pensado en escribir algún cuento o libro sobre esos temas, podría ser, ¿Qué me limita? Creo que nada.


Siguiendo la semana, el jueves decidimos, hacerle la prueba a todos, mis hijos y mis papas, nuestra nana y Lucho. La verdad mi hija esta vez fue la más valiente, y terminó diciendo, mama casi no me fastidio nada. Mi hijo ya se había hecho una vez la prueba y sabía lo que le esperaba, sí estaba nervioso, totalmente entendible. A mí que me han hecho la prueba unas 19 veces, me sigue dando nervios el bendito hisopo. Lo positivo, ese día a mi esposo se le ocurrió decirles a los chicos que harían pijamada juntos, así que movió la cama de Olivia al cuarto de Rodri y ahí durmieron los tres bien entretenidos y calientitos.


El jueves paso rápido, los chicos tenían clases y estuvieron entretenidos, yo escuchaba desde la puerta, muchas veces querían entrar, así que les decía que nos viéramos por el patio, nos saludábamos y mirábamos por la mampara. Es increíble como los niños se han adaptado a la pandemia, han entendido que cuando alguien puede tener covid debe hacer cuarentena, deben cuidarse, cuanto ha cambiado la vida desde que empezó la pandemia.


El viernes empezó, nerviosos por las pruebas de todos, esperando hora a hora, llego las 11:00 am y llego el correo con todas las pruebas, todos NO DETECTADO. Felicidad, alegría, nadie tiene, “no contagié a nadie”. Sin embargo, pensaba; ¿y en que momento me darán los síntomas?, ¿a que hora me voy a la otra?, ¿no era que paciente oncológico con Covid era “bolo fijo”?, ese termino lo he escuchado mucho últimamente.


Ese viernes la doctora me mando muchos análisis de sangre, para ver si el virus estaba atacando, ferritina, creatinina, hemograma completo y mucho más. El examen paso como urgente y la prueba salió a las 3 horas, todo positivo, ningún indicador fuera de lo normal. Pensamos, ¿Qué pasa? La Dra. empezó a pensar que algo pasaba y que no tenía covid para nada. Hicimos otra molecular en otro laboratorio y pasamos nuevamente el viernes en vigilia esperando la nueva prueba, cuarta prueba molecular. Gracias a Dios la podemos pagar, somos afortunados.


El sábado llego y pronto el resultado, NO DETECTADO. Conclusión, no tengo, no hay forma, dos resultados de distintos laboratorios NO DETECTADO, y en la clínica dos Positivos, exámenes de sangre positivos sin ninguna alarma; alguna situación extraña ha pasado, pero no tengo covid. En ese momento salí de mi cuarto, me quité la mascarilla y fui a decirle a Lucho; “no tengo covid”, bailamos, reímos, estuvimos felices, abracé a mis hijos y realmente fue un momento de felicidad. Obviamente me contacté con mi doctora y me dijo, es evidente “No tienes Covid”. ¿Qué pasó con las pruebas de la clínica?, no lo sé, será motivo de estudio. Pero concluyendo entre las pruebas que me mando a hacer la doctora y los dos resultados negativos de distintos laboratorios conocidos, se concluía que no lo tenía, y la razón más importante, no tenía ningún síntoma. Al contrario, estaba bien. Puedo respirar tranquila, dentro de todo lo que está pasando.


Hoy domingo como conté al inicio de mi relato; me levanté con hartos ánimos, Oli me acompañó a hacer yoga, fue un momento súper chévere. Me sentí lista para enfrentar todos los desafíos que se presenten durante el día. Hemos tenido momentos lindos que puedo compartir como bailar con Rodri y Oli encima de la cama, canciones de Shakira y del Playlist de Trolls, hemos estado juntos, almorzamos con mis papis y fue un gran día. Después de esta semana en que estuve con los nervios de punta y al borde del colapso, definitivamente hoy fue lo máximo.



Si saco alguna enseñanza o moraleja; diría que el respirar y apoyarse en “tú persona” (estilo Grey´s Anatomy) es básico cuando estás en momentos de tanta tensión. Hay que disfrutar el momento, tratar de pensar en todo lo positivo que tienes en tu vida y en la familia y amigos que siempre están ahí. Pero para mi lo fundamental fue meditar, respirar, compartir mis preocupaciones con Lucho, conversar con amigas, compartir. Definitivamente, tengo amigas incondicionales y agradezco por ello, agradezco por tener a mi esposo a mi lado y mi familia siempre dispuesta a actuar al momento en que lo pida. Gracias. Creo que no tengo una sola “persona” y esa es una bendición de la vida.

Mañana estoy programada para mi siguiente quimio, espero pasarla tranquila y no tener muchos efectos secundarios. Voy para adelante. Se viene semana santa y seguro serán días lindos. ¿Qué desafíos vendrán de nuevo?, me pregunto; sólo me queda pensar, todo pasará, lo superaré, podré con ello, he podido con tantas cosas, estoy fuerte.


Gracias por leerme, me extendí más de lo acostumbrado, espero que te haya gustado esta entrada en el blog. Fue una semana intensa, llena de emociones, pero con final feliz.

224 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ansiedad

Sanar