Perseverar

Actualizado: 4 nov 2021

Hoy me toca quimio de refuerzo, el fármaco se llama Gemsar; el cual pertenece a la categoría de fármacos llamados antimetabolitos. Es sorprendente como la ciencia va avanzando y encontrando distintas formas de detener el crecimiento de las células cancerígenas. Para conocer un poco sobre como actúa; encontré que los antimetabolitos son sustancias muy similares a las sustancias normales que se encuentran dentro de las células. Cuando las células incorporan estas sustancias a su metabolismo celular, pierden la capacidad de dividirse. Y justamente es como esperamos que actúe el Gemsar; impidiendo que las últimas células de cáncer en mi cuerpo puedan reproducirse, por lo tanto pierdan su capacidad y desaparezcan.



Luego de la operación que tuve; que como he contado antes, fue de alta complejidad y riesgo, pensé que ya no tendría más tratamientos y que finalmente el tema quedaba ahí. Sin embargo; me indicaron que tendría que hacer un ciclo más de quimioterapias. En ese momento me molestó y bueno con los días fui asumiendo. Finalmente todo sea por estar con mi familia hasta ser abuelita y ver a mis hijos lograr sus sueños.

La semana pasada en mis resultados de control; mi indicador tumoral volvió a subir, el CA125 nuevamente llegaba a casi 200; casi el mismo valor en como comenzó mi segunda recaída. Vimos el resultado por internet y obviamente vino el dolor, miedo, rabia, aceptación y finalmente esperanza de que no fuera tan terrible la noticia. Al día siguiente, el miércoles pasado; me reuní con Claudia, mi doctora y me dijo que tomemos el resultado con calma y que podría ser la inflamación que aun estaba en mi organismo luego de la operación. Esperamos que sea así.


La quimio del Jueves; fue doble, Gemsar más Docetaxel, entre con el ánimo un tanto bajo por todo lo pasado con el indicador tumoral y no tomé los cuidados alimenticios que siempre hago. La conclusion; me fue fatal, estuve todo el fin de semana con los peores síntomas; náuseas, mareo, dolor de cuerpo y cabeza, cero apetito, cansancio y debilidad total. Realmente la pase mal, a pesar de que trataba de levantar el ánimo y sentirme mejor, pasaban los dias y seguia muy débil. Mis planes de ver a mis amigas en fiestas empezaron a nublarse. Llego el miércoles y me sentí bien. Asi que tenía dos días para hacer de todo, pasarla bien y aprovechar la vida; armé las maletas y nos fuimos a la playa, y no me arrepiento. Estar con mis papás, con mi esposo, mi hermana, mis hijos es sanador; gracias mamá por decirme que debo aprovechar al máximo estos días en que me sientí bien. Tenías toda la razón.


Estos dos días vi a cuatro de mis mejores amigas (90% vacunadas) y que bien que me hace sentir; estar con ellas, conversar, pasar horas hablando, olvidando las quimios, los malos momentos, la enfermedad y sobretodo sintiendo cariño sincero y sus ganas de verme; que suerte tengo. Las últimas dos semanas también había podido ver a dos amigas y me había sentido muy feliz.

Gracias Mariella, Marthi, Caro, Nathi, Kati, Kath, verlas estos últimos días fue genial. Agradezco su amistad y hoy se los digo. Pero claro que tengo más amigas, no se resientan; amigas que la vida me ha regalado y amigas que mis hijos me han dado; sé que poco a poco nos iremos reencontrando. Empiezo a salir de este estado en que estaba entrando y vuelvo a perseverar en encontrar el real significado de la vida. La esperanza que nunca me debe faltar. La esperanza en que tendré un final feliz, en que superaré la enfermedad, verme y proyectarme sana; esperanza en que las cosas mejorarán.


Hoy antes de entrar a la quimio conocí a Isabella, una dulce niñita de tres años con leucemia; se me acercó y con la más alegre de las sonrisas, llena de inocencia se presentó y me dijo su nombre, me presentó a sus papás y pensé, perseverar es el camino, la esperanza es lo último que debo perder. Gracias Isabella por presentarte, por permitir que mi mundo entre en la correcta perspectiva, por darme la oportunidad de ver la suerte que tengo de seguir aquí y poder tener ilusiones.


Hoy de camino a la clínica luego de ver los últimos acontecimientos del país, me sentía asustada y con mucha incertidumbre. Luego de conocer a Isabella, las cosas cambiaron; como dije debemos perseverar, no solo en acciones sino en pensamientos. Tengamos planes, alternos y actuales, adaptémonos, estemos vigilantes; pero no sigamos culpándonos, separándonos, señalando con el dedo y con las redes sociales. La vida es corta y no debemos desperdiciarla en emociones negativas. Unámonos como país y porque no; tengamos esperanza, finalmente todo puede pasar.


Gracias por leer. Seguimos….


332 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ansiedad

Sanar